Hogar al descubierto

Es muy pronto para tratar de predecir los efectos a largo plazo que el coronavirus tendrá en nuestras relaciones con nuestros hogares. Durante esta crisis, se han visto como lugares de seguridad y protección. Para muchos de nosotros, esto ha sido definitivamente cierto ya que hemos sacado fuerza del consuelo y el santuario de nuestros hogares y relaciones más cercanas.

Sin embargo, no ha sido el caso para todos. Un tiempo de encierro forzoso en circunstancias físicas o emocionales difíciles ha pasado factura a la salud física y mental. La investigación basada en la evidencia de lo que realmente ha estado sucediendo en nuestros hogares también está en una etapa muy temprana, pero la evidencia anecdótica sugiere un número de factores que afectan nuestra experiencia de encierro. Este artículo examina los aspectos positivos de estos factores, reconociendo al mismo tiempo las implicaciones muy reales de los negativos.

Sentirse en control
En una situación en la que hay tanto miedo e información contradictoria en el mundo en general, se sabe que es beneficioso mantener una sensación de control en las pequeñas áreas de la vida doméstica. Esta sensación de control o de ser capaz de ordenar al menos una parte de nuestras vidas se ve en el creciente orden que estamos poniendo en nuestra vida diaria. Este podría ser un día más estructurado, con trabajo regular, comidas y tiempo libre. Podría ser ordenar y reorganizar nuestro entorno doméstico para obtener un espacio óptimo y la calma. Podría ser algo tan simple como planear las comidas de la semana, o compartir las tareas domésticas. La clave es que un orden y un plan traen un sentido de control en casa que puede fortalecernos para lidiar con las cosas que están fuera de nuestro control. Esto es especialmente importante en hogares con niños pequeños o miembros vulnerables de la familia. Los patrones diarios predecibles son una fuente de gran tranquilidad en tiempos tan impredecibles.

Relaciones respetuosas
No hay ninguna regla que nos guste a todos con los que vivimos, pero cuando no se puede escapar de ellos un modus vivendi es menos una elección que una necesidad. Las relaciones respetuosas reconocen que las personas necesitan cosas diferentes y se expresan de diferentes maneras. Que podemos ofender tanto como nos ofenden. Que podemos elogiar tanto como necesitamos elogios. El viejo adagio “Si no puedes decir algo bonito, no digas nada”, puede haber llevado a algunos hogares tranquilos algunos días, pero en general cuando nadie puede salir de la casa para refrescarse, este no ha sido el mejor momento para el candor “verrugas y todo”.

Cura de la naturaleza
Una de las distinciones reveladoras de esta crisis ha sido entre los que tienen acceso al espacio exterior privado y los que no lo tienen. Una vez más, anecdóticamente, ha habido mucho en la prensa y en otros lugares sobre el valor de los espacios verdes para nuestro bienestar. Aquellos con jardines, patios traseros y balcones han tenido una ventaja social en este momento sobre los que no los tienen. Una de las restricciones más duras, después de no poder estar con los familiares, fue el límite de tiempo y actividades al aire libre. La capacidad de llevar la naturaleza al hogar también ha sido limitada por las restricciones, pero aquellos que han compartido este encierro con las mascotas han hablado de los beneficios muy positivos de esto más allá de las dificultades. Del mismo modo, incluso sin un jardín, las escuelas han animado a los padres de los niños que aprenden en casa a cultivar plantas a partir de semillas, utilizando simplemente un borde de ventana para pequeñas macetas. Estas pueden parecer acciones diminutas, pero el efecto positivo de cuidar y compartir el espacio con el mundo natural trae recompensas mucho más grandes.

El ejercicio del orden, el respeto y el cuidado – de nosotros mismos, de aquellos con los que vivimos y de nuestro entorno – son elecciones y disciplinas humanas que son en gran medida independientes de nuestras circunstancias personales. Aquellos que ya están sufriendo los efectos de una vivienda deficiente, inseguridad financiera, mala salud, relaciones rotas, violencia o adicción habrán encontrado este período más difícil de manejar.

Traducción realizada del artículo original Home Truths