El valor de las relaciones en el hogar

Artículo original de Home Renaissance Foundation

26 de noviembre 2020 en BeHomeBlog

 

¿Cómo ha sido tu 2020?

Esta puede parecer una pregunta tonta, con todo lo que ha tenido lugar este año, pero a medida que nos acercamos al final de este año extraordinario, la mayoría de nosotros estamos haciendo un balance, mirando hacia atrás y hacia adelante. Las noticias recientes de vacunas viables han sido un gran impulso, y aunque sabemos que los próximos meses estarán lejos de ser un proceso sencillo, el horizonte más lejano comienza a parecer mucho más esperanzador .

En HRF, el corazón de nuestra visión y misión es apoyar la vida y el trabajo del hogar. Es el hogar el que ha soportado la peor parte de muchas de las restricciones que ha impuesto la pandemia, y el hogar que nos ha brindado la atención y el apoyo básicos para superarlo. Si bien es evidente que es demasiado pronto para hablar sobre las nuevas lecciones aprendidas de las demandas de este año, y dado que muchos continúan sufriendo en términos de pérdida de medios de vida e ingresos, seguramente es necesario volver a aprender algunas de las lecciones anteriores.

Uno de los resultados reveladores de muchas encuestas y mucha evidencia anecdótica, es el valor que la gente le ha dado a horarios y expectativas más simples. Los padres han hecho malabares con el cuidado de los niños y el trabajo a distancia, pero han redescubierto el placer de pasar un tiempo sin estructura con sus hijos . Algunos de los pasatiempos que creíamos haber dejado en las casas de nuestros abuelos han encontrado un lugar en nuestras casas: rompecabezas, juegos de mesa, comidas familiares compartidas y tareas del hogar.

Esta es la evidencia superficial de verdades mucho más profundas sobre el valor de las relaciones y cómo se moldean y mantienen en nuestros hogares. Si no nos escuchamos unos a otros, no escucharemos lo que ese otro está diciendo. Si no valoramos el tiempo que pasamos juntos, todos somos más pobres. Darse cuenta de lo que siente otra persona y responderle no es un lujo pasado de moda, sino una necesidad humana.

Resulta revelador que una de las ideas clave de estar separados unos de otros es nuestra necesidad de conexión. Para muchos de nosotros, esos vecinos a quienes generalmente ignoramos en nuestro camino hacia y desde compromisos más urgentes se han convertido en personas reales durante este tiempo. Personas que necesitan nuestra ayuda o personas que pueden ayudarnos. Aunque solo unos pocos pueden convertirse en amigos duraderos, muchos más conocerán al menos nuestros nombres y nosotros los de ellos.

Estas ideas no sorprenden al experto en felicidad de renombre mundial, Richard, Lord Layard, quien fue el orador principal en el lanzamiento de la conferencia de HRF a principios de este mes:  Happy Homes: Happy Society?   donde enfatizó el lugar de las relaciones en el corazón de nuestro florecimiento como individuos, familias y sociedad en general. Estamos encantados de que Lord Layard haya recibido un premio a la trayectoria del Consejo de Investigación Económica y Social por su trabajo sobre la felicidad: lecciones de lo que ha llamado “una nueva ciencia”.

Esta nueva ciencia del bienestar y la felicidad tiene un toque moderno, pero las verdades que dice son antiguas. El hogar es el lugar donde las personas aprenden por primera vez a estar con otras personas. Y esas lecciones duran toda la vida . En nuestros propios hogares y familias, dejemos que lo que 2020 nos ha mostrado nos ayude a hacer que esas lecciones cuenten.